Ahí estaba, delante mio, sin moverse, sin sonar. Sinceramente me habría preocupado si cogiera y echara a andar, pero después de mirarlo fijamente tanto tiempo no me extrañaría que me dijera: ​— No seas tonta, no va a llamar, deja de observarme y sigue con tu vida​—. Y se iría. Total, como es inalámbrico, con llevarse un par de pilas sobra.

¿Pero qué estoy pensando? Me estoy volviendo loca.

Recordé por enésima vez lo que me dijo:

— Te llamaré. ​

— ¿Cuándo? ​

— El viernes te llamo, te lo prometo. ​

— Pero… ¿Cuándo exactamente? ¿Qué pasa si no estoy en casa? ​

— Te llamaré por la mañana, ¿estarás? ​

— Sí, claro. Pues el viernes hablamos. ​

Y mentí como una bellaca. Me he cogido un día de fiesta sólo para atender la llamada.

Son las 11:32 y ya no sé qué hacer. Me he despertado temprano por miedo a no oír el teléfono. He ido a la cocina, he hecho el desayuno y por último he encendido la televisión para ver qué nuevo corrupto aparecía, pero, estaba tan preocupada por no oírlo que la he puesto en silencio.

Ya no se ni cuantas veces he ido al baño… ¿Qué? No me juzguéis. Cuando estoy de los nervios me da por hacer pis. Ah, y por pasearme por la casa. Creo que ya he dado tantas vueltas que podría haber hecho una maratón. Entre pises y pisadas va la cosa.

De repente, sonó el teléfono y salí corriendo de mi cuarto a por el dichoso aparato. Y ahora…

¿Qué digo? ¿Cómo lo digo? ¿Qué pasará al final? Finalmente lo cogí:

—¿Si? ¿Dígame?

 

Respondió una mujer con acento sudamericano:

— Buenos días señorita, ¿con qué compañía tiene usted actualmente esta línea de teléfono? ​

— Perdone, ​​— Respondí enfadada​​— pero estoy esperando una llamada muy importante​ ​—. ​ Y colgué.

Qué mierda, pensaba que era él. Yo aquí emocionadísima esperando y solo era una compañía de teléfonos. Las que llaman cada dos por tres cuando no eres de su compañía y con las que te tienes que estar una hora para que te hagan alguna reparación. Qué injusto es todo. Y exactamente cuando me estaba hundiendo en la miseria a punto de poner Telecinco para ver las de otros, llamaron al teléfono.

No es posible realizar comentarios.