Cada día nos encontramos en un mundo en donde confundimos la realidad con nuestras fantasías y nos precipitamos hacia el barranco más cercano que tenemos.

Le damos tanta importancia a lo inevitable, que evitamos lo que nos hace mayores, lo que nos hace crecer como personas en nuestro mundo…

¿Qué culpa tenemos de que lo demás sean cuestiones que a algunos sencillamente no nos concierne?

Porque  yo, yo solo pienso en la palabra a veces, y muy pocas veces en la palabra siempre.

Hace tiempo dije que no iba a caer presa de una trampa, ahora vivo atenta para que no se cierre y me atrape del todo.

Todos sonreímos de vez en cuando, queremos, no solo demostrar a los demás, sino demostrarnos a nosotros mismos que vivimos para estar bien, no mal por personas que no se lo merecen, o simplemente por nuestros propios pensamientos que nos atormentan cada noche que pasa.

A veces pasamos página, otras veces debemos cambiar de libro; la gente no entiende que algunas emociones se liberan escribiendo silabas, aunque seamos los únicos que entenderán su verdadero significado, lo verdadero de cada letra plasmada en el suave papel.

Pero… cuando tienes que elegir, todo es más difícil, o es uno, o simplemente es nada… a veces, es triste solo ser parte de una historia, porque esa historia podría atacarte más que las versiones anteriores… ¿porque nos torturamos tanto?

¿Qué pasaría sí…hiciéramos lo contrario a lo que los demás esperan de nosotros?

He aprendido a seguir fuerte con cada bache que llevaba por el camino conmigo misma; ser lo contrario a las expectativas de los demás, en concreto, ser YO misma.

He dejado ese estruendoso “y sí…” atrás, porque no me sirve de nada crear historias sin saber su propio final, y dejarlo en blanco como la mayoría observa la vida, blanca, y sin color de serie… que ironía ¿no? Aquellas veces en las que hemos perdido tiempo en hechos que no nos han aportado nada en la vida, pero aun así las hemos defendido a sangre fría como si todo dependiera de ello.

No niego el hecho de que mi boca suspiraba leves “estoy bien” cuando solo quería apretar mis suaves labios y no dejar que las palabras arruinaran aquellos momentos en los que una mirada lo diría todo, por dentro con ganas de gritar, no a los cuatro vientos, sino a los cinco lo que sentía, cuando llorar en silencio dicen que es sinónimo de valentía y fuerza, y llorar delante de alguien es sinónimo de debilidad y cobardía… Estamos en un mundo en donde lo que nos define        son sinónimos y antónimos, y lloramos pensando el porqué de nuestros actos y dichas palabras que soltamos porque creemos que nuestra tribu, nuestra propia sociedad así nos aceptarán y no de otra forma.

Puedo decir que me causa risa… no risa de reírme por algo sin sentido, sino risa de saber que he desperdiciado mi tiempo tan así… tan insuficientemente.

Mi madre me enseñó a no estar mal para siempre, pues mi ánimo siempre busca un camino por el que venirse arriba gracias a su mente tan retorcida en sacar una sonrisa.

¿Puedo contaros un secreto?

Pero, este secreto solo lo pueden saber aquellos que desean ser humanos, que desean volver a ver la vida como la veían de pequeños, lo que sentía al jugar en los columpios y a ayudar a nuestros compañeros cuando nos caíamos o a sanar nuestras heridas, incluso con sonrisas,  y tan siquiera éramos conscientes de lo que era el mundo por aquel entonces, y cuando nos dimos cuenta, perdimos toda esa ilusión por completo…

Puedo decir que hoy me he levantado con una sensación dentro de mí llena de filosofía e inspiración que desbordaban mis sentimientos hacia un límite que me era imposible no reflejarlo en el exterior…

¿Sabes qué? Al final del todo solo es cuestión de sentir, no de elegir, al final acabará pasando, al final cada uno cumplirá su sueño…  desde pequeños estamos llenos de expectativas o realidades… que nos olvidamos de VIVIR.

En realidad, así somos todos los seres vivos de nuestro planeta, y ni uno ni otro es más por éticas que nos inculcan desde pequeños…

Pero yo solo sé, que la clave de ese secreto que debemos saber todos es…

“tú puedes”

No es posible realizar comentarios.