Transgresión del alma,
destrucción del ser,
ruptura con lo cotidiano,
para volver a nacer.

Gritos de dolor
durmiendo sobre un cartón
mojado por la repulsión
de mis ojos sobre Dios,
sobre mí, lo mismo soy.

¡Desgárrame el pecho,
esparce las tripas sobre mi lecho,
mánchalo, acaba con ello!

Dolor,
incertidumbre,
pánico,
envuelto en el amnios de mi conciencia
resurge un nuevo ser, una nueva alma,
pura como las cataratas del Niagara,
ya no soy yo,
él está muerto,
ya soy yo,
el universo.

No es posible realizar comentarios.