¿Por qué miramos las estrellas? Puede que simplemente nos parezca un espectáculo para disfrutar por las noches, pero a lo mejor para otras personas, significa mucho más. Para mí mirar las estrellas es ser consciente de todo lo que me rodea, mirar las estrellas; me hace pensar que las estrellas que menos brillan son las personas que más me importan en mi vida, ¿y por qué las estrellas que menos brillan? Porque es esas son las estrellas a las que nadie presta atención, y esas son las personas que más me ayudan en mi día a día, y que siempre van a estar a mi lado, porque a lo mejor algún día esa estrella menos brillante, poco a poco tiene más brillo; y así son las personas de mi alrededor, poco a poco van ganando más brillo, más importancia a mi alrededor, y por eso son cada vez más importante e imprescindibles en mi vida.

Me gusta mirar el cielo estrellado, porque me inspira; me inspira a sonreír, me inspira a escribir, me inspira a quererme más; porque yo algún brillaré como alguna de esas estrellas, me inspira a soñar; porque todos tenemos presentes ese momento en el que aparece una estrella fugaz y pedimos un deseo que con toda nuestra alma, queremos que se haga realidad. A veces las estrellas me inspiran a llorar, a desahogarme, porque todos nosotros necesitamos llorar, y es ese llanto el que nos hace más fuerte día a día, porque significa que estamos superando algo de nuestra vida, estamos superando ese momento difícil … Al mirar las estrellas, también recuerdo esos momentos difíciles, cuando lloraba por impotencia y no por superación, cuando no paraba de pensar en eso que me hacía mal, y yo misma no dejaba de hacerme mal, no paraba de darle vueltas a eso que había hecho mal, porque yo me sentía culpable, y cuando alguien se siente culpable, no va a dejar de creer que lo es.  Mirando las estrellas, puedo recordar que a lo mejor hay una persona, en alguna parte del mundo que está mirando la misma estrella que yo, a lo mejor está llorando, o sonriendo, o recordando; mientras tú te relajas viendo esa estrella, y tiene ese pensamiento, ese ánimo de estás compartiendo un momento especial, con otra persona que no conoces. Observo esa estrella que me recuerda a ti, que ya no estás aquí, pero que sigues presente en nuestro día a día, porque es imposible olvidarte. Mirar las estrellas me hace sentir especial y querida, porque cada noche las estrellas ven como he ido progresando y como cada noche sonrío un poco más.

¿Con quién miramos las estrellas? A lo mejor hay algún momento que las queremos mirar solos, por nosotros mismos, y siendo conscientes de nuestros pensamientos. Recuerdo aquella noche de verano, en la que estuvimos mirando las estrellas, todos juntos y simplemente recordando, otros llorando, otros sonriendo; la cantidad de sentimiento que somos capaces de transmitir solo mirando una estrella. También recuerdo todas esas noches en las que dejaba de escuchar lo que tenía que hacer y centrarme en las estrellas, en ese conjunto infinito de estrellas, y suspiraba, porque estaba feliz de estar allí, y de estar con personas con las que comparto muchos sentimientos y también compartimos esas ganas inmensas de vivir.

Pero me gustaría mirar las estrellas contigo, tú que has estado allí en cada momento de mi vida, tú que me has apoyado y has decidido poner tu vida patas arriba para ayudarme a mí a seguir. Porque eres mi estrella, eres mi estrella fugaz, eres mi constelación, porque quiero que algún día podamos ver las estrellas de la mejor manera posible de la que seamos capaces, porque quiero que seamos conscientes de nuestra propia existencia y de lo mucho que nos necesitamos. Y de lo mucho que necesitamos a las estrellas, porque nos guían en una noche oscura; como haces tú, porque nos recuerdan esos momentos felices; como haces tú, porque nos ven creer; como haces tú, y porque somos parte de su mundo; como eres tú del mío.

Eres estrella fugaz porque apareciste cuando menos me lo esperaba y ahí estabas tú para poder ayudarme con mis deseos, y lo has conseguido. Yo todavía no soy estrella fugaz; aún me falta camino para llegar allí, pero espero que me consideres tu estrella y que te pueda guiar siempre que sea necesario, porque voy a ser una estrella que no se apaga nunca, porque quiero estar a tu lado todas las veces que sean necesarias.

¿Cuándo miramos las estrellas? Miro las estrellas, cuando siento que las necesito, cuando siento que necesito un abrazo y tú no estás cerca; porque las estrellas me abrazan y me sonríen cuando no estás cerca, porque sé que tú le has pedido que estén a mi lado para todo aquello que necesite. Pero a pesar de todo, me gusta mirar las estrellas contigo.

Y a ti, ¿te gusta mirar las estrellas?

 

No es posible realizar comentarios.