Adivina, adivinanza, se acerca un acertijo.

Si quieres intentar descifrarlo, acércate que lo recito.

Érase una ciudad custodiada por leones,

vencedora de mil batallas donde el cierzo

alzaba a los campeones.

Un gigante de hierro y letras

se asentando por esos lares y se comenta,

que las aguas de su río aguardan

un pozo sin fondo que no se sabe a donde lleva.

Una dulce mujer acompañada de su violín,

marca el paso de los ajetreados transeúntes

 

invitando a sonreír.

 

Existen adoquines que no sólo construyen calles,

sino que reparan corazones y quitan el hambre.

Danzan cabezudos y gigantes

acompañados por cantos alegres

que tararean los habitantes.

¿Qué otro secreto ocultará esta ciudad,

cuyas sílabas tienen todas tilde?

Oh, cada día me asombra más,

y la Virgen del Pilar sonríe orgullosa a esta,

su ciudad.

No es posible realizar comentarios.