XV

 Estaba desnuda
Llevaba el uniforme
De la desnudez,
No era ella misma,
No se comportaba igual,
No sé cómo se sentía
Pero esa desnudez
No aliviaba,
El traje de los ojos
Que observaban su piel
La encadenaban
Al absurdo asfalto de las
Conciencias luminosas.
Puta luz,
Vino a traer su libertad y solo produjo sombras.
Estaba desnuda
Y se movía con ese sueño
Mecánico, esa puntualidad,
No tenía fisuras. La sensualidad
Era una mentira.


Me gustaría haberla visto
Desnuda, sin mecánica,
Sin herramientas, sin
Asfalto, sin ninguna luz.
Lo real no deslumbra,
No es mágico.
Entiendo que esa clase de desnudez
Requiere la destrucción de todo tipo
De conexión con la
Turbulenta automatización
Del cuerpo humano.
Nunca me he atrevido
A preguntarle cómo era.
¿Cómo se sentía ese tipo de libertad?
¿Cuándo y ante quién se desnudaba?
Quizá, ni siquiera ante ella misma.


Es muy complicado
Deshacerse del metal
Y la ciudad miente y las
Ventanas siempre observan
Todo juzga.


El único cuerpo desnudo de verdad
Es el de la muerte.