Tu mirada

A mí no me dejes las luces apagadas
Ni la mirada difusa,
Toma de mí lo que necesites,
Estoy dispuesto a que tus pasos
Recojan lo peor de mí para que lo mejores.
Sal a mi encuentro con tu sinceridad.
Lo necesito.
Más que nada;
Hazme sentir que soy un humano
Lleno de faltas:
Impuro,
Insípido,
Solo sin tu presencia.
Tendré en cuenta cada corrección,
Porque son tus ojos:
mi espejo,
Sitio donde mi mentira
Es un libro abierto.
Ay de mí, si no busco en tu puerta
Esos ratos de reflexión
Donde encuentro las garantías de creer.
También tus ojos
Son nuestra habitación,
Por eso
He dejado
Mi autoayuda en tu ventana.