Sin noción del tiempo

Despertadome, sin recuerdos del ayer
Con una sensación de a ningún lugar pertenecer
Sin noción del tiempo levanté para caer
Mientras mis heridas jóvenes comencé a lamer

No sé dónde estoy, ni de dónde vengo
Un latido intenso marca mi respiración
Estoy sangrando desde dentro, y no sé cómo me encuentro
Solo el viento me acompaña en esta exiliación

No encuentro la explicación de mi existencia
Ni de el lugar donde ahora habita mi conciencia
Aquí no se hace ver el valor de la experiencia
Cuerpos extraños veo unirse en la demencia

Largas lunas han pasado ya, ya recuerdo consciencia
Pero no me marca el camino hacia el saber
Conforme aprendo cojo miedo a la obediencia
Crea cuerpos vacíos condenados a perecer

Comienzan a aparecer personas, o aquí así las llaman
Andando por la jungla de cemento lloran
Un semblante serio cubre cada rostro
Pero siguen alabando al que siéntase en el trono

Creo estar delante de una población hambrienta
Pero con migas de pan ya se contenta
Luego están los que comen por comer
Los mismos que se esconden cuando acecha la tormenta.