¿Y si nos dedicamos un tiempo?

¿Y si queremos más? ¿Y si nos queremos más?

¿Y si no solo escuchamos música triste?

¿Y si sonreímos más?

¿Y si bebemos más vino y comemos más croquetas?

¿Y si sacamos la vajilla buena?

¿Y si nos miramos más?

¿Y si nos arriesgamos más?

Y si…