Demuestro con las letras
lo que otros con los besos.

Demuestro con las rimas
lo que otros con los restos
de la nostalgia perdida
entre sus recovecos.

No te daré algo sólido
a lo que aferrarte,
ni algo palpable que se adhiera
a tu corazón
pero reavivaré tu sangre.
Que también yo sé
dar besos, mimos y apretones
como cualquiera sabe.

Pero de demostrar lo que se siente
al verte, al pensarte, al sentirte
solo tienes que dejar quererte
como yo sé hacer:
escribiéndote en papel
lo que nos hace sufrir a ras de piel,
este amor que no deja de morder
incluso cuando no nos tenemos delante.