En Zaragoza vivía una linda perrita Yorksire llamada:Laurita. Laurita tenía novio era un Spitz mezcla de raza gitana llamado: Nanut. Su novio se había ido a un pueblo de vacaciones y ella no se lo pensó dos veces y salió a la calle, en la calle seguiría el rastro de su chico y le haría llegar al pueblo. Varios días tardaría en llegar, pero al final todo sería recompensado con tal de estar con su nene y intentar tener cachorritos. La princesa llegó al pueblo y Nanut como un buen caballero fue a recibirla.

DÍAS DE EXPLORACIONES POR EL PUEBLO
Ahora le tocaba explorar el pueblo, y fue a una calle donde su nombre era muy peculiar; la famosa calle que llego era nada más y nada menos que la Calle Perros. Allí se encontró con un perro de agua que la intimo con esa mirada tan seductora y esos ojazos color miel. Yaco que así se llamaba le olfateo su traserillo pero no le gusto mucho a la perrita y saco su mal genio.
-Laurita:Oye perro ovejero deja de olfatear mi traserillo si no quieres tener problemas con mi novio.
-Yaco:Perdón es una forma de conocer a lindas perritas como tú,y otra cosa no soy un ovejero soy un perro de agua.
-Laurita:Pues vaya formas de conocer a perras tienes tu.
Luego llegó Perdigón un precioso perro Beagle que Laurita perdió todo por él.
-Perdigón:¡Vaya,vaya¡.Que preciosa perra tenemos por aquí.
-Laurita:¡Uuuh que hermoso caballero ahí por aquí¡.
-Yaco:¿Por qué no jugamos los 3 con mi pelota?.
-Laurita:Claro que si,
-Perdigón:¡Vamos¡.Juguemos.v Jugamos los tres a la pelota en la calle,pero había un problema la pelota era demasiado grande para mí y no la alcanzaba.
-Laurita:La pelota es muy grande para mí,necesito otra más pequeña.
-Yaco:Te sacaré una más pequeña.
-Laurita:Muchas gracias Yaco te estaré muy agradecida.
Y Yaco tan bueno y adorable le sacó una pelota más pequeña y así la Yorksire pudo jugar. Tras más de media hora jugando nos tomamos un aperitivo unas galletitas dulces con la forma de un hueso.