Y nos fumamos febrero
sin darnos cuenta
uno tras otro
sintiendo cada calada
sintiéndonos cada vez más cerca

Pero el 29 de febrero llegó
un año bisiesto
un día que nos confundió
y sin saber por qué
todo se enfrió
se distanció

Solo nos quedó el mechero
y el fuego que teníamos
por dentro